sábado, enero 06, 2007

Decálogo del escritor

Ilustración: Carmen Mansilla Martín, "Desnudando mi alma", galería TOL ART. Madrid, 2007.

Queridos amigos del taller: no sé cómo va el decálogo del escritor que Elena propuso para desarrollar a lo largo de las sesiones de nuestros encuentros. Yo me he atrevido a elaborar uno a mi medida (fue en uno de esos momentos de inspiración que nos regalan los dioses). En realidad, es sólo un borrador. Cada "mandamiento" puede ser reelaborado hasta el infinito... Quiero animaros a que poco a poco redactéis uno. Creo que es hermoso y además puede haceros conscientes de lo que sólo intuitivamente sospecháis con respecto al acto de escribir. Salud y buen año a todos. DIEGO FERNÁNDEZ.



DECÁLOGO DEL ESCRITOR

1. Escribe siempre para ti mismo y para el otro, nunca para los otros. Más allá de la pared que separa tu mundo de el mundo, no existe la identidad. Lo que te identifica eres tú mismo: mírate y mira a ese otro lector imposible a través de la incierta nebulosa de las palabras.
2. Escribe siempre para que los días se prolonguen (Al Berto, poeta portugués).
3. Crea un poema como Ceferino crea una escultura; es decir, déjate llevar por tus demonios y, al mismo tiempo, domina tus demonios. Que tu pensamiento sienta y que tu sentimiento piense (ya lo dijo el gran Unamuno). Toda obra debería ser producto de un pensamiento estético y no de un sentimiento deflagratorio. Que tu pensamiento, entonces, enfríe tu sentimiento y que tu sentimiento entibie la frialdad de tu pensamiento.
4. Si no puedes escribir, entrégate transitoriamente al alcohol o a cualquier otra forma de liberación mental. Siguiendo a Castaneda, peyotízate, mescalízate, y ten en cuenta que la muerte te mantiene siempre en su punto de mira. Que tu literatura habite en la frontera con la muerte.
5. La literatura se alimenta de literatura. Escribir es una técnica que se aprende. Lee lo que estéticamente te satisfaga y, de vez en cuando, date un paseo por la mala literatura. Un mal escritor también te enseña. Lee, por encima de todo.
6. No te conformes con sentirte sólo mentalmente escritor, un escritor en potencia. Escribe al menos una línea todos los días, así al cabo de un año tendrás al menos 365 líneas. Sin esfuerzo habrás escrito un cuento y serás un escritor real. Por encima de todo, escribe.
7. Nunca hagas estas dos últimas cosas por debajo de ninguna otra.
8. Si no puedes ser Proust, imita a Proust; si no puedes ser Faulkner, imita a Faulkner. La imitación a los maestros es quizás el mejor de los caminos para llegar a ser un buen francotirador.
9. Para llegar a la escritura, aléjate lo más posible de la escritura. El magma primigenio de la literatura no está hecho únicamente de palabras; en la creación se mueven fuerzas ajenas al acto verbal y todo material de derribo puede servirnos para edificar nuestra obra, aunque esa obra sea tan humilde como la caseta de nuestro perro.
10. Dispara, dispara, dispara sin descanso sobre el lenguaje adormilado, amodorrado y mostrenco de los medios de comunicación, de los políticos y de cualquier manifestación que apunte a repetir siempre el modo en que algo ya una vez se dijo.

2 comentarios:

egdp dijo...

Gracias por tu contribución, Diego. Intentaré que nos salga algo parecido para cerrar el curso.

Buena elección de foto.

F. Isidoro dijo...

Absolutamente genial, me lo bajo a mi blog para de vez en cuando echarle un vistazo...con tu oermiso,Diego.